¿Cómo nos afecta posponer la alarma del despertador?

En general, cada uno tenemos rituales matinales diferentes. Algunas personas se despiertan con la primera alarma y se levantan de la cama de un salto, pero otras en cambio, no tienen esta facilidad a la hora de levantarse, y “necesitan” las famosas alarmas de cinco en cinco minutos. Y aunque nosotros seamos del grupo de los que se despiertan rápido y con un solo toque, todos tenemos un amigo, compañero de trabajo o incluso pareja que tiene la típica pantalla de las alarmas programadas durante media hora cada cinco minutos. Sin embargo, aunque pensemos que esto nos puede ayudar, ¿sabes que en realidad puede ser perjudicial para nuestra salud?

Francisco Segarra, experto en Medicina del Sueño de la European Sleep Research Society, afirma que “tan importante es dormir la cantidad de horas necesarias, como tener un sueño profundo y continuado”. Según el especialista, fragmentar los ciclos del sueño puede tener varias consecuencias negativas para nuestra salud, como la pérdida de memoria, la reducción de la capacidad de reacción y la disminución del rendimiento laboral, entre otras.

Pero no solo las personas que programan las alarmas de cinco en cinco minutos pueden sufrir estas consecuencias. Si eres de los que se despierta con la primera alarma, pero que pulsa el botón de “snooze” o “postponer”(según la configuración de tu teléfono), esto también te puede pasar, ya que la sensación de “descanso extra” que este comportamiento te provoca es, en realidad “la primera señal de que el sueño falla y, por lo tanto, la salud declina”.

Según Francisco Segarra, la situación ideal es despertarse de forma natural, sin ayuda de equipos electrónicos. Simplemente irnos a dormir cuando tengamos sueño, y si mantenemos ciclos de sueño regulares, podremos estimar más o menos la hora a la que nos vamos a despertar. Sin embargo,  los que tienen un sueño irregular, deberían  programar la alarma para no arriesgarse a no despertarse por la mañana.

 

Fuente: http://www.elmundo.es/vida-sana/bienestar/2016/03/15/56e6a1aee2704e73288b45cb.html

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a nuestra newsletter para recibir contenido actualizado directamente en tu email.

He leído y acepto la política de privacidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *